shiatsu-para-embarazadas-badde

Shiatsu para embarazadas y puerperio

Recibir shiatsu durante el embarazo y puerperio es seguro uno de los mejores regalos que podemos hacernos en este momento vital tan potente y transformador. Es útil para aliviar las dolencias físicas típicas de esta etapa como las nauseas, ciática y tensiones en la espalda, retención de líquidos, … Pero además nos ayuda a estar presentes, conectadas y conscientes de los procesos que ocurren en nuestro cuerpo, en nuestras emociones.

Parece que según va creciéndonos el cuerpo y la criatura dentro de él, se va rompiendo la estructura física, mental y emocional que nos contiene, aparecen nuevos aspectos de nuestro yo, nuevas formas de vernos y sentirnos, a veces antiguos conflictos no resueltos se vivifican y parece que es un momento adecuado para generar cambios en la forma en la que nos relacionamos, en la forma en la que nos pensamos a nosotras mismas.

Las sesiones durante el embarazo pueden hacerse desde el momento de la concepción, (incluso antes para favorecer la concepción en amb@s  progenitor@s) hasta el final del embarazo, hacemos sesiones en las que también acude el/la acompañante o pareja de la madre para aprender a escuchar y acompañar a la madre durante el embarazo y el parto.

Después del parto las mujeres acostumbramos a volcarnos en los cuidados del bebé  olvidándonos de atender nuestras necesidades físicas, mentales y emocionales, recibir shiatsu en está etapa nos ayuda a atender esas necesidades y apoya en el proceso de la lactancia y con las inseguridades propias de este periodo. Las sesiones pueden hacerse con la criatura, aprendiendo a incorporarla también en nuestros espacios de autocuidado y descanso.